lunes, 29 de diciembre de 2008

Aleluya

En efecto, a veces el amor de Dios no es una trompeta triunfal sino un viento frío. Es en esas ocasiones cuando más mérito tiene, cuando mejor suena, aun con la voz quebrada,un ¡ALELUYA!.



"El ángel les dijo: No temás, os traigo una buena noticia: hoy en Belén de Judá os ha nacido un salvador, el Mesías, el Señor"
¡ALELUYA!

sábado, 13 de diciembre de 2008

Necesito...


Tiempo, calma, belleza...

Saber que todo es lo que debe ser,
que la verdad es clara y evidente.

Que las personas que quiero sean felices,
que las que no conozco también,
que las que no me quieren se hayan olvidado de mí.

Recibir con alegría a los que están por venir,
que me estén esperando los que ya se fueron.

Ser útil, creativa,
estar atenta a la realidad doliente.

Amabilidad, paciencia, dulzura...
Almendros en flor, aleteo de mariposas...

Creer y Confiar.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Sólo para tus ojos (o casi)

Aunque no creemos de verdad que una imagen vale más que mil palabras, hay cosas que no hace falta decir pero no está mal hacerlas patentes. De parte de todas nosotras.

video

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Otra que tal

Es que crispa los nervios la obcecación de la gente por perpetuar los errores lingüísiticos. ¿No hay nadie que pueda evitar esas patadas al palabrero?
Ayer mismo escucho (por quincuagésima vez) en un reportaje de Canal Cocina sobre los pimientos de piquillo a una señora doctora (supongo en medicina o algo por el estilo) explicar que a dichos seres (a los pimientos, claro, no a los doctores en medicina) los trajo Colón de América a donde había ido a buscar "ESPECIES". ¿Especies de qué? ¿De doctores, de indígenas sin conocimiento de su idioma?

Ya digo, lo malo es que no es la primera vez que mezclamos especias con especies como si fuera un cóctel para adobar costillitas de cerdo. Y lo peor es que dicha confusión se produce en boca de una persona con formación universitaria, incluido un doctorado, y en un canal especializado en especiar, entre otras cosas.

¡Ay, esa me ha dolido!

domingo, 30 de noviembre de 2008

Recuerdos en la retina

Yo no soy demasiado aficionada a viajar si no es desde mi sillón, pero he hecho alguna excepción en mi vida. No diré dónde fui pero éste es uno de mis mejores recuerdos. Es sólo una estrella del universo, pero, mirándola, ¿no crece en vosotros la estima por el género humano capaz de tanta delicadeza?

Filología de campo

Estimados colegas y, sin embargo, amigos (eso espero):

Yo, que llevo la filología tatuada en el cerebro, os propongo un sistema de alerta colectiva para descubrir joyitas como esta:

Omitiré por razones obvias el lugar donde tomé esta fotografía, local que aún dudo si premiar por su ingenio clásico (homérico más bien) o condenarlo al Tártaro por colocar tan mal el apóstrofe que deja solita en el mundo "asandra" (mejor dicho, "a Sandra") Seguro que esta tal Sandra no sabía que su no-tocaya (si no fuera por el dichoso apóstrofe) fue castigada por sus "cosillas" con el dios Apolo a profetizar siempre la verdad pero sin que nadie la creyera; claro, del café la maldición no decía nada.

En fin, ya no sé qué es qué. Creo que voy a tomar un café en C'apolo a ver si él me inspira (¿o debería ser un helado, por lo del polo?)

viernes, 14 de noviembre de 2008

Para acariciar los oídos

Siempre ha sido para mí la voz de la calidez, mi alivio y sosiego. No me refiero a los intérpretes, los King´s Singers, (que también) sino a la dulce melodía de Greensleeves, mi "ruido" más querido.


sábado, 1 de noviembre de 2008

Alguna información


María Cegarra fue una mujer excepcional. La primera mujer perito químico de España combinaba con extrema delicadeza su labor profesional (docente y química de minas) con su vocación poética; ambas facetas talladas en el diamante implacable de la enfermedad y muerte de su hermano más querido, Andrés.
Poco a poco prometo ir entregando al mundo lo que María, desde su casa del pueblo murciano de La Unión, se regaló a sí misma.
Espero que ella comprenda a esta desconocida que vive fascinada por su alma.

CON DOS LETRAS de María Cegarra Salcedo

Con dos letras y un número,
el agua en la pizarra muriéndose de sed.
La primavera penetraba en el aula
abriendo sus inmensas pupilas de universo.
Arrebatando la calma y el sosiego
con su caliente aliento de vitales sorpresas.
Un dorado abejorro, irónico, zumbón,
entregaba su vuelo
a la gota de linfa desecada.
Insistía en borrar el esqueleto de tiza
indiferente.
y surgieron, los vi, os lo aseguro,
manantiales rotundos.
Rumorosos torrentes.
Lagos serenos, mares.
Balsas verdes con mirada de hombre.
Ríos desafiando orillas.
Caprichosos arroyos...
y la lluvia sutil y dulce
para el sofoco de la tierra.

Yo puse mis lágrimas.
Las guardadas lágrimas amargas.

jueves, 16 de octubre de 2008

Cumpleaños feliz, Gran Jefa
video



Cuando donde no hay nada yo no
pueda poner una sonrisa, no me queda razón para vivir.


Esta cita no es mía, es de el padre que comparto con otras tres "irresponsables".



sábado, 4 de octubre de 2008

Imprescindibles para el trabajo porque yo soy de esas personas que cuando hacen bricolaje acaban haciendo tres agujeros para colgar un cuadro que siempre queda torcido. Las he encontrado por ahí pero me resultan muy útiles.
Para ayudarme en el trabajo con mis alumnos agradezco su colaboración a:
por sus preciosas vistas de pájaro, aunque últimamente me cuesta un poco que localice los lugares que busco.
por su cantidad y variedad de mapas. Muy interesante el enlace para los mapas del firmamento.

Siempre es útil disponer de cuerdas con que enlazar las cosas que no queremos que se pierdan.
Aquí un compañero de trabajo que se marchó a recorrer el mundo y, de vez en cuando, nos da un poco de envidia.

En el cajón hay una carpeta para notas manuscritas (o no), poemas olvidados, libros y libretas donde escribí o escribieron las verdades de la vida bajo el velo siempre dulcificador de la literatura.

En esta caja guardo mis fotos, las de mis amigos, las postales que me envían cuando viajan y las que yo misma me monto cuando hago lo propio desde mi sillón. Al fin y al cabo sólo se trata de dibujar con luz.