jueves, 16 de octubre de 2008




Cuando donde no hay nada yo no
pueda poner una sonrisa, no me queda razón para vivir.


Esta cita no es mía, es de el padre que comparto con otras tres "irresponsables".