sábado, 4 de octubre de 2008


Siempre es útil disponer de cuerdas con que enlazar las cosas que no queremos que se pierdan.
Aquí un compañero de trabajo que se marchó a recorrer el mundo y, de vez en cuando, nos da un poco de envidia.